sábado, 18 de abril de 2015

Manos a la obra.

Quizá ya no es solo el folio en blanco lo que da miedo, sino también el momento en que pones todo el fuego en el asador para llegar al objetivo a cumplir. Es por eso que, a nuestro parecer, el instante en que el proyecto comienza a tomar forma es el más difícil del recorrido. Aún así, no hemos parado de indagar e informarnos sobre el tema en cuestión, el Tratado de Alcaçovas, así como en la personalidad de nuestros personajes, pues nuestro objetivo final es darles a conocer a través de este acontecimiento, aparentemente relegado a un papel secundario en la historia.

Por ello, en estas semanas hemos estado inmersas en diferentes actividades. En primer lugar, todas hemos investigado el por qué de este acontecimiento, para lo que hemos buscado diferente bibliografía. Sin embargo, nos ha resultado dificultoso debido a que mucha de la información encontrada es de difícil acceso para nuestros medios. Por otro lado, hay que decir que la firma del Tratado de Alcaçovas está vinculado con el Tratado de Tordesillas, firmado años después, al que se le da bastante más importancia que al que nos acontece, por lo que se produce una falta de información al respecto.

Bien es verdad que existen muchas monografías y estudios sobre Isabel la Católica, mi personaje, pero no es así con otros como Juan II de Portugal, por lo que Yaiza, quien lo interpreta, necesita de más tiempo para lograr comprender al susodicho.  Li, por su parte, ha estado documentándose históricamente para saber más sobre el hecho, además de comprender a su personaje, Alfonso V de Portugal, mediante numerosa bibliografía.

Añadir que, de los Reyes Católicos, representados por María y por mí, se obtiene mucha más información, incluso con la conocida serie de Radio Televisión Española, Isabel, por lo que decidimos, además de leer tanto monografías o escritos de los propios personajes, ver diferentes capítulos que atañen al Tratado de Alcaçovas, a la vez que comentábamos aspectos interesantes que podían incluirse en el trabajo, puesto que el proyecto se puede ver parcelado de dos en dos (Alfonso V de Portugal y Juan II –Li y Yaiza-, por un lado, y Fernando e Isabel la Católica – María y yo-, por otro). Por ello, también hay que decir que compartimos información cuando encontramos algo de relevancia para cualquier compañero, pues ¡toda ayuda es poca para lograrlo!

Decir también que procedimos a la creación del Twitter, un elemento más actual e innovador, que ayudará a difundir nuestras figuras, y a transmitir la importancia que creemos que se merece el Tratado en cuestión.

Así pues, una vez localizada la información, en las próximas semanas, procederemos a ponernos en la piel de cada personaje, escribiendo su forma de ver este acontecimiento, para hacéroslo llegar de un modo distinto al habitual. Iremos ensayando hasta dar forma a las entradas que conformarán el diario conjunto, además de publicar entradas donde veréis las dificultades halladas para dicho fin.


Por eso mismo, si os gusta la historia, y sobre todo, encontrarla de un modo diferente, ¡estad atentos!, pues el conocimiento no es lineal, por lo que existen muchas formas de aprender. 

1 comentario:

  1. Muy buena entrada. ¡Y qué razón tienes en eso tus palabras finales!
    No olvides enviarme la cuenta de twitter para subirla a Campus Virtual

    Un saludo,

    ResponderEliminar