viernes, 8 de mayo de 2015

¡Por fin podré ser el perfecto Juan II de Portugal!


Tras varios días entre biografías, libros y páginas web, he conseguido conformar mi personaje de Juan II de Portugal, no sin recurrir a la maravillosa serie de Isabel que tanto éxito ha tenido y que tanto me ha ayudado en mi trabajo, siendo quizás, donde más me he apoyado, pues la crónica de Juan II (escrita en portugués y antiguo) me era incompresible y me ha sido imposible conseguirla en español. No obstante, considero que he contado con los recursos necesarios para ser Juan II de  Portugal y, por ello, antes de meterme a ser él voy a contaros un poco de su figura, de sus ambiciones, de su persona en definitiva.

Juan II de Portugal (1455-1495) es el hijo de Alfonso V  y de su primera esposa Isabel de Coimbra. Desde muy joven queda ya vinculado a la política, pues en 1464 su padre marcha a una campaña en Marruecos y lo deja en el gobierno como regente (con tan sólo 19 años). Según las crónicas, fue un hombre de carácter severo, de trato difícil y arduo, además de muy riguroso. Fue un monarca hábil y un gran político que antepuso la razón de estado ante cualquier hecho; en definitiva, era apodado como el Perfecto.

De nuevo, cuando Alfonso V se traslada a Castilla para defender los derechos sucesorios de su siguiente esposa, en 1475, Juana la Beltraneja, Juan queda al mando del gobierno. Esto es importante. Juana la Beltraneja será quien encabece la lucha por el trono frente a Isabel la Católica, por lo que Juan II es opuesto al bando de los Reyes Católicos en estos momentos.

Es a comienzos del año 1478 cuando Juan II se incorpora a la guerra por la sucesión al trono entre Juana e Isabel, luchando junto a su padre en la famosa batalla de Toro. Hay que mencionar que el ejército portugués vence en la primera parte de la batalla, pero finalmente, se impone vencedor el ejército castellano. Fernando de Aragón, resumiendo a Isabel de Castilla la batalla de Toro en una carta, dice que “si no viniera el pollo (Juan II), preso fuera el gallo (Alfonso V)”. Esta batalla es crucial, pues es el fin de la guerra sucesoria castellana, tras la que se impone finalmente Isabel la Católica. 

(Y ahora que llega el buen tiempo…una sugerencia. ¿Por qué no acercarse a visitar el Castillo de Belmonte, en Cuenca? Este fue encargado por el primer Marqués de Villena, y continuada su construcción por su hijo Don Diego López Pacheco, uno de los principales apoyos al bando de Juana la Beltraneja. Es un lugar maravilloso y realmente medieval, en el que se explica dicho contexto de guerra y, ¿qué mejor que te lo cuenten en UN CASTILLO?).

Juan mantuvo la regencia mientras su padre viajaba a Francia, sí, claro, pretendía hacerse con el apoyo de Luis XI para cumplir su deseo de alcanzar el trono castellano. en 1477, llegaron cartas a la corte portuguesa anunciando que Alfonso V había decidido tomar los hábitos y renunciar a la corona en favor de su hijo, quien fue coronado como rey en Satarem el 27 de septiembre de dicho año. pero de repente, Alfonso V, habiendo cambiado de opinión, regresa e invalida su abdicación. no obstante y a pesar de ello, en ese período las funciones de rey las desempeñó Juan II, aunque por derecho no lo sería hasta la muerte de su padre, en 1481, mientras este vivía retirado en un monasterio.
 
POLÍTICA INTERIOR-. La política interior de Juan II estuvo orientada hacia el fortalecimiento del poder monárquico frente a las tendencias disgregadoras de la alta nobleza feudal y, especialmente, frente a la casa de los duques de Braganza. Así, toma la medida de acabar con los cabecillas del bando nobiliario, a los que condena a muerte (a algunos simplemente los destierra o les arrebata sus bienes), ¡y ancha es Castilla! Esto le permitió afianzar el poder monárquico que había quedado bastante debilitado con el reinado de su padre. Juan II desarrolló una visión paternalista del poder, que puede considerarse precedente del moderno absolutismo monárquico.
 
  Se puede establecer el reinado de Juan II como la transición entre la monarquía feudal medieval y la monarquía autoritaria moderna.  

POLÍTICA EXTERIOR-. Dirigió la expansión atlántica de Portugal. Además, sufragó numerosas exploraciones por la costa occidental africana, como las de Bartolomé Días, quien consiguió doblar el extremo sur de África, bautizado por el propio rey como Cabo de Buena Esperanza. Pero mientras, la monarquía castellana también se encontraba en expansión por estas zonas, acentuándose las tensiones hasta el Tratado de Toledo (1489).

Sin embargo, y a pesar de su afán expansionista, rechazó el proyecto que le propuso Cristóbal Colón en 1484, quien pretendía llegar a las Indias Orientales pero tomando rumbo occidental. Vaya, no pensaría él que Cristóbal Colón fuese a llegar tan lejos…algo en lo que sí creyeron sus férreos enemigos, los Reyes Católicos, quienes sufragaron finalmente la empresa de Colón.

Todo esto llevo a la firma del Tratado de Tordesillas (1494), que supuso un importante triunfo diplomático para Juan II: se aseguraba la expansión por inmensos territorios de América del Sur, concretamente por Brasil, y el monopolio de la ruta hacia las Indias Orientales por la costa de África.

A su muerte en 1495, le sucedió su primo y cuñado, Manuel el Afortunado. Su hijo el príncipe Alfonso muere en una caída de caballo (algunas fuentes y estudiosos ponen en duda esta "caída"), de ahí que no le suceda, justo cuando ya había sido concertado su matrimonio con la infanta Isabel, la hija de los Reyes Católicos; matrimonio que Juan II ve como la oportunidad perfecta para que su hijo sea rey de toda la Península, de Portugal, Castilla y Aragón.

Este ha sido un breve resumen de la trayectoria de este monarca, para el que os invito a que veáis este vídeo en el que Óscar Villarroel (profesor de la UCM) comenta muy sintéticamente la figura y política de Juan II de Portugal como asesor de la serie Isabel.


Un saludo y hasta la próxima entrada, en la que ya seré Juan II.

1 comentario:

  1. Buena introducción para situar y recordar a Juan II de Portugal.
    Va a ser interesante recordar de esta manera la historia.

    ResponderEliminar