sábado, 16 de mayo de 2015

Un rey en la batalla


Se está gestando una guerra. Alfonso V de Portugal parece haberse conmovido de la suerte de su sobrina, y al casarse con Juana pretende usurparnos la Corona de Castilla. No es consciente de la imprudencia que ha cometido coronándose rey de Castilla en Plasencia el mismo día de su boda. De nada le servirán la simpatía que el pueblo parece profesar hacia la muchacha, ni las ciudades que se han levantado en su favor pues Isabel y yo estamos decididos a luchar hasta el final por lo que legítimamente nos pertenece.

Mientras mi mujer trata de apaciguar los ánimos del, aparentemente, pacífico monarca, mediante misivas diplomáticas, yo acaudillo las tropas, seguro de que finalmente será necesario entrar en batalla. Tengo fe plena en que venceremos.

...................................................................................................................................................................

Enero de 1476 

Hemos atacado los castillos de los nobles rebeldes, consiguiendo así que se retiren del ejército del rey portugués para regresar y defender sus posesiones. Isabel ha logrado, mediante un pacto, que la ciudad de Burgos se rinda, a cambio hemos renunciado a tomar represalias contra los vencidos.

........................................................................................................................................

Febrero de 1476

Por fortuna, antes de partir del lado de mi mujer, hice testamento. Entonces preveía que mi vida correría peligro. Incluso para un combatiente de mi categoría, el enfrentamiento con un ejército superior en número- pues los portugueses cuentan entre sus filas con nobles partidarios de la Beltraneja- y mejor pertrechado que el nuestro, era arriesgado.

Me veo cercado en Zamora, junto a mis hombres. Sin embargo, parece ser que el asedio se les hace más pesado a los portugueses, mis hombres me comunican a diario que el duro invierno zamorano les resulta insoportable a la intemperie.

.........................................................................................................................................

Marzo de 1476

Tengo la fortuna de poder proclamar la victoria incondicional de nuestro ejército ante los usurpadores.

El 1 de marzo Alfonso, agotado, levantó el campo y se retiró hacia Toro. Sin embargo, estaba fuera de mis planes dejarle huir, por ello me lancé en su persecución junto a todas mis tropas. Conseguimos alcanzarle, tal y como preveía, a una distancia de apenas una legua de aquella ciudad. Al no encontrar otra alternativa se vio obligado a combatir con nosotros. La batalla había comenzado y la lluvia y la noche dificultaban la contienda pero los castellanos jamás habríamos de rendirnos. Como era de esperar, el cobarde rey portugués se retiró a Castronuño tras la aplastante derrota que sufrieron las tropas bajo su mando. Nuestra superioridad estratégica era patente y la victoria fue más dulce pues la inferioridad de número no impidió la sublime victoria castellana.

Las tropas de Juan, hijo de Alfonso, parecían resistirse al sometimiento y continuaban haciendo prisioneros de entre los castellanos. Mas cuando Juan pareció comprender que Castilla era un bocado demasiado grande para Portugal, se retiró. Sus soldados, comprensiblemente desmoralizados por la ausencia de su príncipe, comenzaron a huir. Ante los desertores tuve que hacer gala de mi gran compasión pues los castellanos comenzaron a matar y castrar a los fugitivos, por lo que recomendé encarecidamente al pueblo castellano mostrar humanidad para con ellos.

La batalla en Toro fue decisiva, el escarmiento de nuestros adversarios había sido grande y ordené la retirada del ejército. Mi determinación era esperar la rendición del castillo de Zamora, y cuando esto ocurrió, la seguridad de mi éxito me amparó a la hora de enviar a los derrotados Alfonso y su joven mujer Juana, sus joyas y equipajes; tal vez, con sus alhajas pudiesen paliar la humillación del fracaso.

Fernando

4 comentarios:

  1. la estrategia en la batalla de Fernando es legendaria. SIn su destreza es posible que el resultado hubiera sido diferente y por tanto el curso de la historia.

    ResponderEliminar
  2. Lo cierto es que para aprender lo mejor es siempre echar la vista atrás y Fernando es un gran ejemplo

    ResponderEliminar
  3. gracias por ayudarnos a todos a "revivir la historia"

    ResponderEliminar
  4. Fernando demuestra ser un buen estratega ya que además de ganar la batalla, anula al enemigo para evitar que se rehaga y le presente nuevas contiendas

    ResponderEliminar